Nódulo materialistaSeparata de la revista El Catoblepas • ISSN 1579-3974
publicada por Nódulo Materialista • nodulo.org


 

El Catoblepas, número 24, febrero 2004
  El Catoblepasnúmero 24 • febrero 2004 • página 25
Ante la República Popular China

Situación del Trabajo
y la Seguridad Social en China

Libro blanco publicado el 29 de abril de 2002 por la
Oficina de Información del Consejo de Estado de la República Popular China

¡Viva la victoria del 'Estatuto de la empresa del combinado metalúrgico de Anshan'!, ejemplo de la lucha por conseguir mayores victorias en la industria del hierro y el acero (1976)

Ofrecemos el texto íntegro en español del Libro blanco publicado el 29 de abril de 2002 por la Oficina de Información del Consejo de Estado de la República Popular China, difundido urbi et orbi por todos los medios de comunicación chinos, en el que se ofrecen los planes preliminares de adaptación de la actual economía de mercado socialista china a una nueva regulación del trabajo y a la seguridad social, «para construir una sociedad de vida modestamente acomodada» a lo largo del siglo XXI. Consta de un prólogo y cuatro partes tituladas: Estabilidad general en la situación del empleo, Formación de nuevas relaciones laborales, Creación de un sistema de seguridad social y Desarrollo en el periodo inicial del siglo XXI. Se trata de un documento imprescindible para intentar barruntar la evolución futura de la dialéctica que hoy está suponiendo una imparable concentración industrial productiva en China, la consecuente desaparición de las aburguesadas aristocracias obreras de los estados capitalistas democráticos occidentales del bienestar, y mañana...

Situación del Trabajo y la Seguridad Social en China

29 de abril de 2002

Prólogo

El trabajo y la seguridad social son derechos básicos de los ciudadanos y atañen a sus intereses vitales. China es el mayor país en vías de desarrollo del mundo y tiene una población numerosa y un nivel de desarrollo económico no alto, por lo cual se enfrenta a una tarea muy ardua de desarrollar el trabajo y la seguridad social.

Partiendo de las condiciones nacionales y procediendo de acuerdo con la Constitución y la Ley del Trabajo de la República Popular China, el Gobierno chino garantiza los derechos de los ciudadanos al trabajo y la seguridad social, se esfuerza por elevar el nivel de administración y servicio y ha obtenido logros enormes al respecto.

En los primeros años posteriores a la fundación de la República Popular, el Gobierno chino adoptó una serie de medidas eficaces, resolviendo el serio problema de desempleo legado de la vieja China y garantizando las necesidades de vida básicas del pueblo. Bajo el sistema de economía planificada, China practicó de manera altamente concentrada y unificada el sistema de empleo, salario y seguro laboral, el cual desempeñó un papel positivo en la coordinación de los esfuerzos por la asignación del empleo, la garantía de la vida de los trabajadores y el fomento de la construcción económica y la estabilidad social. Sin embargo, a medida del desarrollo histórico, el viejo sistema de trabajo y seguridad social se volvió inadecuado a los requisitos de desarrollo económico y social.

A partir de 1978, mientras China ha persistido en tomar la construcción económica como eslabón central del trabajo, ha aplicado la política de reforma y apertura al exterior y se ha embarcado gradualmente por el camino de implantar el sistema de economía de mercado socialista, la empresa del trabajo y la seguridad social ha progresado con rapidez. El Gobierno chino ha racionalizado la estructura del empleo, se ha esforzado por aumentar el volumen total del empleo, ha creado un mecanismo de empleo con orientación al mercado y ha mantenido estable en lo básico la situación del empleo; se ha dedicado a mantener armoniosas y estables las relaciones de trabajo, ha reformado el sistema de salarios y distribución de ingresos y ha mejorado paso a paso el sistema de normas de trabajo, de modo que se ha conformado en lo básico un nuevo tipo de relación de trabajo; y ha reformado y perfeccionado el sistema de seguridad social, ha hecho que el sistema de seguridad social cubra a la gran mayoría de los trabajadores en servicio y los jubilados y retirados de las zonas urbanas, ha introducido en general el sistema de garantía del mínimo nivel de vida en las ciudades y ha estado impulsando activamente la construcción del sistema de seguridad social en las zonas rurales. Al cabo de largos años de exploración y esfuerzo, se ha implantado en lo preliminar un sistema de trabajo y seguridad social concorde con el sistema de economía de mercado socialista.

Conforme al principio de respeto mutuo, igualdad y beneficio recíproco, el Gobierno chino toma parte activa en los asuntos de trabajo internacionales. En el campo del trabajo y la seguridad social, China ha mantenido intercambios y cooperación fructíferos con la Organización Internacional del Trabajo, el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo, el Banco Mundial, el Banco Asiático de Desarrollo y otras muchas instituciones internacionales y países del mundo, con vistas a fomentar el empleo, eliminar la pobreza y salvaguardar los legítimos derechos e intereses de los trabajadores, asumiendo así un papel activo en la comunidad internacional.

A la llegada del siglo XXI, China ha comenzado a entrar en la nueva etapa de desarrollo de construir una sociedad de vida modestamente acomodada en todos los sentidos y de acelerar el proceso de la modernización. Promover activamente el empleo, salvaguardar los derechos e intereses de los trabajadores, coordinar la relación de trabajo, aumentar el ingreso de los pobladores y perfeccionar la seguridad social, he ahí los principales objetivos de lucha de China por la causa del trabajo y la seguridad social en los albores del nuevo siglo.

I
La situación del empleo se mantiene estable en general

Debido a una población numerosa, la abundancia de recursos de fuerza de trabajo, la reestructuración económica y otros factores, China afronta una enorme presión de empleo. El Gobierno chino siempre ha considerado el fomento del empleo como una tarea estratégica para el desarrollo económico y social, ha incluido el control de la tasa de desempleo como un objetivo principal en la macrorregulación de la economía nacional, ha racionalizado la estructura del empleo, ha establecido un mecanismo de empleo con orientación al mercado y ha promovido enérgicamente el volumen total del empleo, manteniendo de este modo básicamente estable la situación del empleo. Al cierre del 2001, China tenía una población total de 1.276.270.000 personas (sin incluir a los habitantes de las Regiones Administrativas Especiales de Hong Kong y Macao y de la provincia de Taiwan), 730.250.000 trabajadores en servicio y una tasa de participación de 77,03% de la mano de obra; los trabajadores en las zonas urbanas representaban el 32,8% del total de empleados y los trabajadores en las zonas rurales representaban el 67,2% del total; y la tasa de desempleados registrados en las zonas urbanas era del 3,6%.

Implementar la política de promoción activa del empleo

Al persistir en tomar la construcción económica como centro de gravedad e impulsando el incremento del empleo a través del crecimiento económico, el Gobierno chino implementa la política de empleo activa, adopta diversas medidas eficaces y promueve con dinamismo el empleo.

Racionalizar la estructura del empleo. Adaptándose al reajuste de la estructura sectorial, se imparte guía al desarrollo de los sectores y las empresas propicios al aumento de oportunidades de empleo. A la par de incrementar la inversión en la construcción básica, ampliar activamente la demanda interna y mantener el rápido desarrollo de la economía nacional, por medio del reajuste de la política industrial se atribuye importancia al desarrollo de las empresas intensivas en mano de obra dotadas de ventajas comparativas y de potencial de mercado, en especial las empresas de servicio y las empresas de mediano y pequeño tamaño que pueden dar un mayor número de empleos. Se desarrolla activamente la economía de variadas formas de propiedad tales como la colectiva, la privada y la individual, se practican modalidades de empleo diversas y flexibles, se aumentan los puestos de empleo y se ensanchan los canales de empleo.

Establecer un mecanismo de empleo con orientación al mercado. El Gobierno chino aplica el principio de empleo que consiste en que «el trabajador busca empleo por cuenta propia, el mercado regula el empleo y el gobierno promueve el empleo», estimula a los trabajadores a obtener puestos de empleo mediante la competencia leal, apoya a las entidades empleadoras a decidir de manera independiente el número de personas a emplear y su calidad, y recurre a toda clase de medidas para fomentar la formación del mecanismo de empleo con orientación al mercado. La red de información del mercado de trabajo, que ha comenzado a desempeñar su papel, ha promovido el intercambio de información sobre la oferta y demanda de mano de obra y ayuda a los trabajadores a realizar empleo y reempleo a través del mercado de trabajo. Con el propósito de establecer un mercado de trabajo dotado de un mecanismo sano, una operación reglamentada, un servicio perfecto y una supervisión eficaz, el Gobierno chino ha construido puntos pilotos en 100 ciudades para crear un mercado de trabajo científico, reglamentado y moderno. En años recientes, el Gobierno chino ha procedido a explorar sobre cómo crear un mecanismo de fijación de precios en el mercado de trabajo y poner en juego el papel de regulación básica del mecanismo de mercado en la distribución de recursos de trabajo, la fijación de salarios y el flujo de mano de obra.

Elevar la cualidad de los trabajadores. Con el objeto de elevar la cualidad cultural y la habilidad técnica de los trabajadores, el Gobierno chino ha recurrido a diversos canales para desarrollar activamente la educación de modalidades variadas y poner en práctica el sistema de igual importancia para certificados de estudios académicos y certificados de calificación profesional. Actualmente, la educación obligatoria de nueve años es popular y cubre el 85% de la población nacional y la tasa de analfabetismo ha bajado al 5% en los jóvenes y adultos, en tanto que el país tiene 1.225 centros de enseñanza superior común con 7.190.000 estudiantes matriculados, 686 centros de enseñanza superior para adultos con 4.560.000 estudiantes matriculados; y 80.400 escuelas de enseñanza secundaria común con 79.190.000 estudiantes matriculados. Además, China desarrolla escuelas de formación profesional superior, escuelas de formación profesional secundaria, escuelas técnicas especializadas de enseñanza secundaria, escuelas de obreros técnicos, centros de capacitación de empleo, organismos de capacitación de empleo no públicos y centros de capacitación de trabajadores de las empresas, en un esfuerzo por conformar un sistema de educación y capacitación profesional y técnica omnidireccional y de múltiples niveles, con el fin de fortalecer la capacitación de la nueva fuerza de trabajo, los trabajadores en servicio, los trabajadores desplazados de sus puestos y los desempleados. Tomando en cuenta la necesidad de la nueva fuerza de trabajo, a los graduados de la enseñanza secundaria inferior e superior que no han podido pasar a centros docentes de niveles más altos, se les aplica la capacitación integral de uno a tres años como reserva de mano de obra; se reajustan y reorganizan las escuelas de obreros técnicos y los centros de capacitación de empleo y se establecen bases de capacitación integral; se implementa en todos los sentidos el sistema de certificados de calificación profesional, y se ha creado el sistema de calificación profesional para los trabajadores desde los obreros de categoría inferior hasta los técnicos de categoría superior. En el momento, más del 80% de los nuevos trabajadores en servicio en las zonas urbanas del país han alcanzado el nivel de educación secundaria superior o más alto o han recibido capacitación de habilidad profesional, y cerca de 35 millones de personas han obtenido certificados de calificación profesional pertinente.

Desarrollar el sistema de servicio de empleo. Partiendo de los años 1980, China ha instaurado y perfeccionado de continuo el sistema de servicio de empleo, el cual abarca la recomendación de empleo, la capacitación de empleo, el seguro de desempleo y las empresas de servicio de trabajo y empleo. A través de este sistema, se ofrecen servicios de guía, asesoramiento y recomendación a los trabajadores en busca de empleo y a las empresas empleadoras, se imparten la capacitación previa al empleo a los aspirantes principiantes al empleo y la capacitación de cambio de profesión a los desempleados y se proporciona el seguro de desempleo, con miras a dar plazas de empleo a los grupos vulnerables. El gobierno estimula el desarrollo de las entidades de recomendación de empleo no públicas e impulsa la extensión del servicio de empleo a las comunidades, para formar de este modo una red de servicio de empleo de múltiples niveles.

Coordinar y atender a la vez el empleo en las zonas tanto urbanas como rurales. El agro chino abunda en mano de obra, pero se aqueja del serio problema de empleo no pleno. El Gobierno chino presta suma atención al problema de empleo de la fuerza de trabajo rural y, en combinación con la estrategia de construcción de poblados y ciudades pequeñas y la de explotación del oeste del país a gran escala, brega por explorar nuevos caminos para el empleo coordinado en las zonas urbanas y rurales, de suerte que se ha formado una política básica en dos aspectos. Primero, estimular a la mano de obra rural a conseguir empleo en sus propias localidades. Se aprovecha plenamente la ventaja de los recursos locales del campo, se reajusta activamente la estructura de la agricultura y de la economía rural, se desarrollan la agricultura rentable y la agricultura intensiva en trabajo, se fomentan los sectores no agrícolas en el campo, se da guía a la combinación del desarrollo de las empresas de cantón y poblado con la construcción de poblados y ciudades pequeñas, se expande la envergadura de construcción de las obras hidráulicas, el transporte y las comunicaciones, las redes eléctricas y otras instalaciones infraestructurales en las zonas rurales y se promueven la educación básica y la capacitación de habilidad profesional en el agro. Segundo, conducir a la fuerza de trabajo rural a moverse a otras regiones en busca de empleo. Como el éxito de la reforma rural ha elevado grandemente la eficiencia de la producción agrícola, el excedente de la fuerza de trabajo rural ha empezado a fluir hacia las zonas urbanas y del interior del oeste del país hacia las zonas costeras del este. Al conducir activamente el flujo transregional racional de la mano de obra rural y potenciando la construcción de las redes de información y el servicio intermediario de empleo, el Gobierno chino despliega la capacitación previa a la salida de la mano de obra rural, organiza el flujo ordenado de la misma, eleva la tasa de empleo de los trabajadores rurales que salen a otros lugares, y ha creado un mecanismo de flujo en doble sentido, para el empleo de la fuerza de trabajo rural emigrante y para su regreso al campo a crear sus propias empresas. En el presente se han establecido 1,000 puntos de supervisión del empleo flotante de la mano de obra rural en 100 distritos y ciudades del país, dedicados a analizar el flujo de esta fuerza de trabajo y su demanda, emitir información oportunamente y orientar el flujo racional de dicha fuerza.

Escala de empleo ampliada y estructura optimizada

Gracias a los esfuerzos concertados del gobierno y las diversas capas sociales, el volumen total del empleo en China se ha incrementado perceptiblemente. Desde 1978, el número de personas empleadas ha aumentado en 328,73 millones en las zonas urbanas y rurales y en 144,26 millones en las ciudades y los poblados.

La estructura del empleo ha experimentado cambios grandes. En el 2000, los sectores primario, secundario y terciario tenían el 50%, el 22,5% y el 27,5% del total de trabajadores empleados, respectivamente. En comparación con el pasado, el porcentaje de empleo generado por el sector primario había descendido notablemente, los correspondientes a los sectores secundario y terciario habían crecido en gran medida y, en particular, el correspondiente al sector terciario había aumentado más rápido que el del secundario. La proporción de los empleados de las entidades de propiedad estatal y colectiva había caído del 99,8% en 1978 al 37,3% en el 2001 en el total de empleados urbanos, a la vez que el número de empleados de las empresas privadas, individuales y de inversión foránea se había acrecentado considerablemente. En el campo, el empleo agrícola sigue concentrado en las familias; pero conforme se aplica la estrategia de construcción de poblados y ciudades pequeñas y se desarrolla el sector no agrícola, el empleo en este sector y el traslado de la fuerza de trabajo progresan con celeridad. Hacia finales del 2000, las empresas en los cantones y poblados del país empleaban 128.195.000 personas; de este número, las empresas colectivas empleaban 38,328 millones de personas, las empresas privadas 32,525 millones, y las empresas individuales 57,342 millones. A partir de los años 90 del siglo XX, más de 80 millones de trabajadores rurales se han desplazado a las zonas urbanas y han encontrado empleo allí.

Promover el reempleo de los trabajadores desplazados de sus puestos y de los desempleados

Junto con la aceleración de la reestructuración económica, se han tornado cada vez más evidentes las contradicciones largamente acumuladas, incluido el mecanismo de gestión empresarial, y ha aparecido un nutrido número de trabajadores desplazados por la redundancia del personal. En general, los desplazados de las empresas estatales son de mayor edad, tienen cualidades culturales bajas y carecen de una segunda habilidad técnica, por lo cual les resulta difícil encontrar plazas nuevas. Para solucionar el problema de estos trabajadores y de los desempleados, el Gobierno chino ha elaborado una serie de políticas de reempleo y ha tomado muchas medidas, a la par que garantiza su manutención básica.

Adoptar medidas activas de servicio de empleo. Generalmente se han creado centros de servicio de reempleo en las empresas estatales que tienen trabajadores desplazados. Una vez que éstos pasan a dichos centros, el organismo de servicio de empleo público del gobierno les proporciona cada seis meses un curso de guía profesional, tres servicios de información de empleo y un curso de capacitación profesional gratuito. En 1998, el gobierno inició la primera fase del programa de capacitación de reempleo dedicado a capacitar a diez millones de desplazados y desempleados en tres años, movilizó la fuerza de capacitación de toda la sociedad y adoptó medidas eficaces tales como la compra de los logros de capacitación, para promover así la incorporación de los desplazados y desempleados a la capacitación de reempleo. En el trienio 1998-2000, en todo el país fueron capacitados más de 13 millones de desplazados y desempleados, y la tasa de reubicación llegó al 60% para quienes habían recibido capacitación por seis meses. En el 2001, el gobierno emprendió la segunda fase del referido programa. Aparte, se ha puesto en marcha ya el programa de «capacitación para la creación de empresas» en 30 ciudades, para beneficiar a aquellos desplazados y desempleados dispuestos a abrir empresas pequeñas. Una vez capacitados, se les ayuda a registrarse en las administraciones de industria y comercio y a obtener préstamos de sumas modestas para que puedan establecer empresas pequeñas susceptibles de dar empleo a otros desplazados y desempleados.

Perfeccionar e implementar la política preferencial para el reempleo. Con las medidas como la simplificación del registro en las administraciones de industria y comercio, el arreglo de locales, la exención total o parcial de los impuestos y las tarifas y el ofrecimiento de créditos, se ayuda a los desplazados y desempleados a crear entidades económicas de autoauxilio u organizaciones de trabajo, a buscar empleo por cuenta propia o a ser organizados para el empleo. Se toma el empleo en las comunidades residenciales como el rumbo de recolocación principal para los desplazados y desempleados y se desarrollan con dinamismo las empresas pequeñas y las empresas de servicio de trabajo y empleo que tienen una mayor capacidad de absorber la fuerza de trabajo.

Desplegar la «acción de ayuda al reempleo». Con el propósito de resolver adecuadamente las dificultades reales surgidas después de la salida de los desplazados de los centros de servicio de empleo, el gobierno ha organizado y emprendido la «acción de ayuda al reempleo» y ha tomado diversas medidas de ayuda, para dar servicios oportunos y eficaces a los desplazados salidos de dichos centros, comprendidos la garantía de la manutención básica, la reubicación y el seguro social entre otros.

En 1998-2001, en toda China más de 25,5 millones de trabajadores de las empresas estatales fueron desplazados de sus puestos y 16,8 millones de ellos encontraron empleos nuevos.

Garantizar el derecho de empleo de la mujer

El empleo de la mujer recibe atención especial en China. La Constitución de la República Popular China, la Ley del Trabajo y la Ley de Garantía de los Derechos e Intereses de las Mujeres contienen estipulaciones especiales en relación a la garantía del derecho de empleo de la mujer. El Estado protege la igualdad del derecho de trabajo de la mujer frente al hombre, practica igual remuneración por trabajo igual entre ambos sexos y garantiza la protección especial de la mujer en los períodos de menstruación, parto y lactancia. El Gobierno chino y los círculos sociales desarrollan activamente la capacitación de habilidad profesional para la mujer, desarrollan y amplían los campos y los sectores apropiados al empleo de la mujer e introducen modalidades de empleo más flexibles, a objeto de proporcionar oportunidades de empleo a las mujeres que tienen necesidades de empleo diferentes.

Ayudar a los minusválidos y otros grupos especiales a encontrar empleo

El gobierno dispensa suma importancia al derecho de empleo y trabajo social de los minusválidos. China adopta el principio de combinar el empleo concentrado con el empleo disperso y de estimular a buscar empleo por cuenta propia con el fin de promover el empleo de este grupo. Las empresas de bienestar constituyen una importante forma de empleo concentrado para los minusválidos. Con la política preferencial de exención total o parcial de los impuestos, el gobierno alienta a desarrollar empresas de bienestar para que den empleo a un mayor número de minusválidos. Al propio tiempo, se aplica la política de empleo de minusválidos a razón de cierto porcentaje, es decir, todas las entidades empleadoras deben aceptar a minusválidos según porcentajes establecidos y, en caso de no alcanzar tales índices, la empresa o entidad debe pagar el fondo de garantía en promoción del empleo de esas personas. En el período 1996-2000, los diversos círculos sociales utilizaron las asignaciones del gobierno y el fondo de garantía de empleo de los minusválidos para capacitar y colocar a más de 1.100.000 de ellos, de manera tal que la tasa de empleo de los minusválidos se elevó del 70% al 80,7%.

Consciente de la dificultad de empleo que padecen los habitantes pobres y sin trabajo, los desplazados de mayor edad y los desempleados en las zonas urbanas, el gobierno ha implantado el sistema de servicio de empleo y ha financiado y apoyado las organizaciones de empleo con carácter de beneficencia pública en las comunidades y ha desarrollado, entre otros, programas de mantenimiento del entorno limpio, de seguridad comunitaria y de servicios comunitarios para colocar a las personas más difíciles, y también ha desarrollado de manera organizada servicios de empleo gratuitos, todo lo cual ha surtido buenos resultados.

II
Se ha conformado en lo básico
una relación de trabajo de nuevo tipo

En el proceso de establecimiento y perfeccionamiento del sistema de economía de mercado socialista, la relación de trabajo ha tendido a ser compleja y variada en China. Consagrada a mantener una relación de trabajo armoniosa y estable, China ha conformado en lo preliminar un sistema de leyes y reglamentos legales reguladores de esta relación basado principalmente en la Ley del Trabajo de la República Popular China, y ha establecido el sistema de contrato laboral y contrato colectivo, el mecanismo de coordinación tripartita, el sistema de normas de trabajo, el sistema de tratamiento de litigios laborales y el sistema de supervisión de la garantía del trabajo, de suerte que se ha instaurada en lo básico una relación de trabajo de nuevo tipo adecuada a la economía de mercado socialista.

Implementación del sistema de contrato laboral

Este sistema de China, introducido de modo experimental en puntos seleccionados a mediados de los años 1980, fue popularizado enérgicamente en la década del 90, y ahora se está implementando ampliamente en las empresas de diversos tipos en las zonas urbanas. La ley de China estipula: La entidad empleadora y el trabajador establecen relación de trabajo según la ley, y deben suscribir contrato laboral por escrito con plazo fijo, sin plazo fijo o con plazo previsto para cumplir un determinado trabajo; en el proceso de suscribir el contrato laboral, ambas partes de la relación de trabajo deben observar el principio de igualdad, voluntariedad y acuerdo mediante consulta. Por la práctica del contrato laboral se vuelven claros los derechos y los deberes tanto del trabajador como de la entidad empleadora, de modo que quedan garantizados el derecho del trabajador a elegir la profesión por sí mismo y el de la entidad empleadora a aceptar personal.

Establecimiento del sistema de contrato colectivo

El Gobierno chino estimula a las empresas a fortalecer constantemente las atribuciones de la asamblea de trabajadores y del sindicato para mejorar el sistema de participación democrática de los trabajadores. Con miras a formar el mecanismo de autocoordinación de la relación de trabajo en las empresas, China ha comenzado a explorar el establecimiento del sistema de contrato colectivo mediante la consulta sobre la base de la igualdad y ha venido difundiendo este sistema. Según las leyes y reglamentos legales de China, los trabajadores de cada empresa pueden desarrollar la consulta sobre la base de la igualdad y suscribir contratos colectivos con la empresa por medio de los representantes del sindicato o de los representantes directamente recomendados por ellos, con respecto a las remuneraciones de trabajo, el horario de trabajo, el descanso, las vacaciones, la seguridad y sanidad laborales, el seguro y el bienestar entre otros asuntos. La consulta en pie de igualdad tiene muchas formas y el contrato colectivo es rico en contenidos. La mayoría de las empresas adoptan la forma en la cual el sindicato de la empresa suscribe contrato colectivo con ésta mediante consulta.

En los últimos años, el sistema de contrato colectivo no solamente ha sido popularizado en las empresas no estatales, sino que también lo ha sido gradualmente en las empresas estatales en el proceso de la reforma de éstas. Hasta fines del 2001, las empresas de todo el país habían suscrito y entregado 270 mil contratos colectivos para su registro en los departamentos administrativos de trabajo y seguridad social.

Establecimiento del mecanismo de coordinación tripartita

China implanta activamente el mecanismo de coordinación tripartita entre el gobierno, el sindicato y la empresa a tenor de las condiciones nacionales propias. En el marco de este mecanismo, los departamentos de trabajo y seguridad social de los gobiernos de las diversas instancias, las organizaciones sindicales y las organizaciones empresariales envían representantes para constituir organismos de coordinación, encargados de hacer comunicación y consulta sobre los asuntos importantes que atañen a la relación de trabajo y presentar sugerencias sobre los reglamentos legales de trabajo y seguridad social a ser elaborados y sobre los importantes proyectos de reforma y medidas políticas concernientes al reajuste de los intereses de las tres partes.

En agosto de 2001, el Ministerio de Trabajo y Seguridad Social, la Federación Nacional de Sindicatos y la Federación Nacional de Empresas establecieron conjuntamente el sistema estatal de reuniones tripartitas para la coordinación de la relación de trabajo y convocaron la primera reunión tripartita de coordinación de la relación de trabajo a nivel nacional. De ahí que nació un mecanismo de trabajo relativamente reglamentado y estable para la coordinación de esta relación en todo el país. En la actualidad, más de diez provincias y municipios bajo jurisdicción central como Pequín, Tianjin, Hebei, Shanxi y Jiangsu, así como las ciudades de Shenzhen y Dalian, han creado mecanismos locales de coordinación tripartita de la relación de trabajo. Entre dichas localidades, las provincias de Shanxi y Jiangsu han implantado además mecanismos de esta índole en tres niveles: de provincia, prefectura (municipio) y distrito común (o distrito urbano).

Perfeccionamiento del sistema de normas de trabajo

El Gobierno chino presta atención a fijar de manera racional las normas de trabajo, promulgarlas según la ley y reajustarlas en tiempo oportuno, con el propósito de garantizar los derechos e intereses legales de los trabajadores e impulsar el desarrollo económico y social. En la actualidad, China ha configurado en lo preliminar un sistema de normas de trabajo centrado en la Ley del Trabajo de la República Popular China y cuyos contenidos comprenden el horario de trabajo, el descanso y las vacaciones, el salario, la prohibición del empleo de obreros niños, la protección laboral especial de las trabajadoras y de los trabajadores no mayores de edad, las cuotas de trabajo, la seguridad y sanidad profesional, etc., y lo reajusta y perfecciona constantemente según el desarrollo económico y social.

Para garantizar los derechos de trabajo normal, descanso y vacaciones de los trabajadores, China practica actualmente el sistema de no más de ocho horas de trabajo diarias y de un promedio de no más de 40 horas de trabajo por semana. Si es necesario prolongar el tiempo de trabajo, la entidad empleadora debe consultar con el sindicato y los trabajadores. En general, el trabajo extra no debe pasar de una hora diaria y, en caso especial, no pasar de tres horas diarias, y no pasar de 36 horas por mes. En cuanto al descanso y las vacaciones, según la ley el trabajador tiene derecho a disfrutar las fiestas y los días de asueto establecidos por la ley y a descansar al menos un día cada semana.

El Estado prohíbe el empleo de los menores sin cumplir 16 años e investiga y castiga con rigor casos de empleo ilegal de obreros niños. Con respecto a las trabajadoras y los trabajadores no mayores de edad (de 16 años cumplidos a 18 años no cumplidos), el Estado prohíbe que la entidad empleadora los dedique a los trabajos explícitamente prohibidos por él. China ha elaborado normas estatales, normas por ramas de actividad y normas locales en materia de la seguridad y sanidad profesional. En 1999, con el fin de perfeccionar el sistema de administración de la seguridad y sanidad profesional, el Gobierno chino promulgó el mencionado sistema y emprendió el trabajo de certificación. Hasta la fecha, China ha formulado más de 200 normas de cuotas de trabajo y de plantillas de personal del Estado y de las ramas de actividad y ha publicado las normas de clasificación de profesiones y las normas de habilidad profesional, así como otras normas de trabajo.

Para asegurar lo científico y racional de las normas de trabajo y su implementación sin inconvenientes, el Estado recoge ampliamente las observaciones de las organizaciones sindicales, las organizaciones empresariales y los expertos y eruditos durante el proceso de elaboración, publicación y reajuste de esas normas. El Gobierno chino siempre ha sido de la opinión de que las normas de trabajo deben estar en consonancia con el nivel de desarrollo económico y social del propio país, garantizar los derechos humanos fundamentales, promover el desarrollo de la economía nacional y el progreso social y, sobre esta base, elevar gradualmente su nivel. China atribuye importancia a las experiencias de la comunidad internacional en la elaboración y aplicación de las normas de trabajo y, en combinación con la realidad de su propio desarrollo económico y social, se incorpora en tiempo oportuno a las convenciones internacionales de trabajo pertinentes.

Mejoramiento del sistema de tratamiento de litigios de trabajo

El Gobierno chino aboga por tratar oportunamente los conflictos de trabajo según la ley y salvaguardar los derechos e intereses legales de las dos partes involucradas, propone y apoya a éstas a resolver las disputas a través de la consulta por iniciativa propia. Las leyes y reglamentos legales pertinentes de China estipulan en términos explícitos el procedimiento y los organismos de solución de litigios de trabajo según la ley. De acuerdo con lo estipulado, cuando se produce una disputa entre el trabajador y la empresa, una de las dos partes puede solicitar mediación al comité de mediación de litigios de trabajo en el seno de la empresa, y si fracasa la mediación o si el interesado no la acepta, éste también puede solicitar arbitraje al comité de arbitraje de litigios de trabajo de la localidad; si el interesado no está convencido del laudo de este comité, puede pedir proceso judicial ante el tribunal popular.

Hasta el cierre del 2001, en China se habían establecido 3.192 comités de arbitraje de litigios de trabajo de nivel distrital y superior, con cerca de 20 mil árbitros de litigios de trabajo a tiempo completo o parcial. Desde el 1 de agosto de 1993, fecha en que se promulgó el Reglamento de la República Popular China sobre el Tratamiento de los Litigios de Trabajo en las Empresas, hasta finales del 2001, los comités de arbitraje de litigios de trabajo de las diversas instancias de todo el país encausaron y vieron 688 mil casos de litigio de trabajo, con la involucración de 2.360.000 trabajadores, y los concluyeron en más del 90%. Aparte de ello, dichos comités atendieron 503 mil litigios de trabajo a modo no constitucional.

Establecimiento del sistema de garantía y supervisión del trabajo

Desde 1993, China ha establecido paulatinamente el sistema de garantía y supervisión del trabajo. La Ley del Trabajo, la Ley de Sanciones Administrativas y otras leyes y reglamentos legales de la República Popular China tienen establecidos las funciones y el procedimiento de trabajo de los organismos de garantía y supervisión del trabajo. Los departamentos administrativos de trabajo y seguridad social supervisan y examinan según la ley la observación de las leyes y reglamentos legales de trabajo y seguridad social por parte de las entidades empleadoras, tienen el poder de detener sus actos de violación de estas leyes y reglamentos y de ordenarles la corrección, y también pueden aplicarles advertencias, multas y otras sanciones administrativas según la ley. Cualquier organización e individuo tienen derecho a delatar y acusar los actos de violación de dichas leyes y reglamentos. Cuando la persona interesada considera que el departamento administrativo de trabajo y seguridad social ha infringido sus derechos e intereses legales en el proceso de supervisión y aplicación de la ley, puede exigir reconsideración administrativa o procedimiento administrativo.

Con sujeción al principio de administración según la ley y de aplicación estricta de la ley, los departamentos administrativos de trabajo y seguridad social de las diversas instancias de China intensifican constantemente el rigor de la aplicación de la ley al respecto, y han establecido y mejorado las organizaciones supervisoras de la garantía del trabajo. Hasta finales del 2001, China había establecido 3.174 organismos supervisoras de la garantía del trabajo, dotados de 40 mil supervisores.

Reforma del sistema de distribución de los ingresos salariales

El Gobierno chino persiste en el sistema de distribución según el trabajo como forma principal y de coexistencia de otras formas de distribución, con el fin de encarnar el principio de prioridad a la eficiencia y de consideración simultánea de la equidad. Por medio de la reforma del sistema salarial se pone en juego el papel de regulación del mecanismo de mercado para permitir que el nivel de ingreso salarial de los trabajadores se eleve constantemente a medida del desarrollo económico y del crecimiento de la rentabilidad de las empresas. La Ley del Trabajo de la República Popular, las Disposiciones sobre el Salario Mínimo de las Empresas, las Disposiciones Provisionales sobre el Pago del Salario y otras leyes y reglamentos legales contienen estipulaciones explícitas para la reglamentación de la conducta de distribución salarial. Conforme a la ley, el Gobierno chino formula y reajusta oportunamente el estándar de salario mínimo, reglamenta los métodos de pago salarial, publica a plazos fijos ante la sociedad la información sobre la línea de guía salarial, los precios de salario guía aplicables en el mercado de trabajo y el costo de trabajo humano, estimula a las empresas a experimentar con el sistema de consulta colectiva sobre el salario, las conduce a adoptar sistemas salariales y formas de distribución variados y flexibles, y salvaguarda el poder autonómico de las empresas para la distribución salarial y el derecho de los trabajadores a obtener remuneraciones por el trabajo según la ley. En la actualidad, a lo ancho del país se ha establecido el sistema de salario mínimo en lo básico, más de 10 mil empresas han desarrollado el experimento de la consulta colectiva sobre salarios, 26 provincias, regiones autónomas y municipios bajo jurisdicción central han publicado la línea de guía salarial, y 88 ciudades han publicado precios de salario guía aplicables en el mercado de trabajo.

A raíz de la reforma y la apertura del país, junto con el rápido desarrollo de la economía, el ingreso salarial de los empleados urbanos ha aumentado sin cesar. Hasta finales del 2001, el salario monetario medio por empleado urbano había ascendido a 10.870 yuanes por año, lo que significa 16,3 veces la cifra de 1978, y, deducido el factor de los precios, el incremento anual real fue de 5,5% en términos medios.

III
Establecimiento inicial del sistema de seguridad social

Con el fin de promover el desarrollo económico y la estabilidad social y elevar gradualmente el nivel de vida de las masas populares y su trato de seguridad social, el Gobierno chino se empeña en crear un sistema de seguridad social sano y adecuado al sistema de economía de mercado socialista. Tras muchos años de exploración y práctica, se ha constituido en lo preliminar un sistema de seguridad social que toma el seguro social, el socorro social, el bienestar social, el trato preferencial y colocación de las personas especiales y la ayuda mutua social como contenidos principales, que reúne fondos de seguridad por múltiples canales y cuya administración y servicio se socializan paso a paso.

Reformas del sistema de seguridad social

A partir de inicios de la década del 80, el Gobierno chino ha llevado a cabo una serie de reformas, con el objetivo de establecer un sistema de seguridad social independiente de las empresas y las instituciones públicas, y con la diversificación de las fuentes de fondos, la reglamentación de los estatutos y la socialización de la administración y el servicio. Este sistema se caracteriza principalmente por una seguridad básica, una cobertura amplia, una multiplicidad de niveles y una unificación gradual. En correspondencia con el nivel de desarrollo económico, la seguridad básica establecida de forma coercitiva por el Estado se dedica principalmente a satisfacer las necesidades de vida básicas del pueblo; la seguridad social debe ser amplia y cubrir gradualmente a todos los ciudadanos; aparte de la seguridad básica, el Estado impulsa activamente el desarrollo de otras formas de seguros, se esfuerza por configurar un sistema de seguridad social de múltiples niveles; y a través de la reforma y el desarrollo se va implantando un sistema de seguridad social unificado en todo el país. Luego de más de diez años de esfuerzo, han sido elaboradas, promulgadas e implementadas sucesivamente las políticas básicas de seguridad social, las cuales cubren a la gran mayoría de los empleados y los jubilados y retirados de las zonas urbanas, y en algunas localidades también cubren a los campesinos que han emigrado a trabajar a las ciudades; y en éstas se ha implantado en general el sistema de garantía del mínimo nivel de vida para los residentes. En el 2001, el Gobierno chino empezó a experimentar en toda la línea con el perfeccionamiento del sistema de seguridad social urbana en la provincia de Liaoning.

Desde mediados de la década del 90, el Gobierno chino ha realizado una serie de reformas del sistema de administración de la seguridad social, destinadas a fortalecer la planificación unificada de las diversas modalidades de sistema de seguridad social y la administración y supervisión de sus fondos. En lugar de la anterior administración separada por parte de muchos departamentos administrativos, la seguridad social ha pasado a ser administrada de modo unificado por los departamentos administrativos de trabajo y seguridad social, a la vez que estos departamentos de las diversas instancias han creado organismos de trabajo de la seguridad social correspondientes, a cargo de la administración de los asuntos concretos. Los asuntos del seguro social, asumidos previamente por las empresas, han estado cambiando a ser administrados por los organismos sociales, es decir, se socializa el pago de este seguro y sus beneficiarios son administrados en las comunidades donde viven. El Gobierno chino ha intensificado la supervisión administrativa y social sobre los fondos de seguridad social, que han sido incorporados a la cuenta fiscal especial, se administran en dos líneas, la de ingresos y la de egresos, y se usan para propósitos especiales. Los departamentos de trabajo y seguridad social de los diversos niveles han creado en especial organismos supervisores de estos fondos, con la responsabilidad de examinar y supervisar su recaudación, administración y pago y de investigar y castigar las transgresiones de la ley y las estipulaciones. Adicionalmente, al adoptar una serie de medidas tales como la intensificación del cobro de fondos y la elevación del porcentaje de los gastos de seguridad social en los egresos fiscales, el Gobierno chino se esfuerza por ampliar las fuentes de fondos de seguridad social. Tan sólo en el año 2001, la hacienda central destinó 98.200 millones de yuanes para los gastos de seguridad social, lo que significa 5,18 veces la cifra de 1998. El Gobierno chino ha establecido en especial el Consejo Nacional del Fondo de Seguridad Social, a cargo de poner en operación y administrar los fondos obtenidos de la disminución de las acciones estatales, los fondos invertidos por la hacienda central y los fondos de seguridad social reunidos bajo otras formas.

Desde el año 1998, el Gobierno chino ha tomado la medida de «asegurar dos cosas». La primera se refiere a asegurar la manutención básica de los trabajadores desplazados de las empresas estatales. En éstas se han establecido generalmente centros de servicio de reempleo para los trabajadores desplazados. Dichos centros se encargan de emitirles el pago para su manutención básica y pagar por ellos las cuotas de seguro social, y sus fondos requeridos (principalmente el fondo de seguro de desempleo) son sufragados por la hacienda gubernamental, las empresas y la sociedad. Al mismo tiempo, estos centros responden de impartir guía profesional y capacitación de reempleo a los desplazados y de conducirlos y ayudarles a realizar la reubicación. La segunda cosa se refiere a asegurar la manutención básica de los jubilados y retirados y a asegurarles el pago puntual e íntegro de la pensión de vejez básica. A fin de implementar efectivamente la medida de «asegurar dos cosas», el Gobierno chino ha planteado la política de «tres líneas de garantía» en conexión con la citada medida: Los trabajadores desplazados de las empresas estatales pueden recibir el pago de manutención básica de los centros de servicio de reempleo durante tres años seguidos como máximo; vencido este plazo y sin conseguir empleo nuevo, pueden recibir el pago del seguro de desempleo durante dos años seguidos como máximo; y vencido este plazo y sin conseguir empleo nuevo, pueden solicitar el pago de garantía del nivel mínimo de vida para los residentes urbanos. En el 2001, la absoluta mayoría de los desplazados de las empresas estatales percibieron el pago para la manutención básica y los jubilados y retirados percibieron en lo básico el pago puntual e íntegro de la pensión de vejez. La implementación de la medida de «asegurar dos cosas» ha jugado un importante papel en la salvaguarda de los derechos e intereses legales de los desplazados, los jubilados y los retirados y de la estabilidad social.

Sistema de seguro de vejez

En 1984, las diversas localidades de China reformaron el sistema de seguro de vejez. En 1997, el Gobierno chino dio a luz la Decisión acerca del Establecimiento de Un Sistema de Seguro de Vejez Básico Unificado para los Trabajadores de las Empresas, para proceder a aplicar este sistema en todas las zonas urbanas del país.

En China el sistema de seguro de vejez básico adopta el modo de combinar la coordinación social con la cuenta individual. Su alcance llega a los trabajadores de los diversos tipos de empresas de las zonas urbanas; todas estas empresas y sus trabajadores tienen la obligación de pagar las cuotas del seguro de vejez básico. En el presente, la proporción del pago de la empresa es de alrededor del 20% del monto salarial total y la del individuo se aproxima al 8% del salario personal. Una parte de las cuotas pagadas por las empresas se destinan a la formación del fondo de coordinación, y el resto pasa a las cuentas individuales; las cuotas pagadas por los individuos entran en las cuentas individuales. La pensión de vejez básica se compone de la pensión de vejez base y la pensión de vejez abonada en la cuenta individual. La pensión de vejez base se paga del fondo de coordinación social, la pensión de vejez base mensual equivale al 20% del salario medio social de los trabajadores, y la pensión de vejez mensual que entra en la cuenta individual equivale a 1/120 del monto acumulado del fondo en esta cuenta. La cuenta de pensión de vejez individual puede ser heredada. Además, se paga adicionalmente la pensión de vejez transitoria a las personas que empezaron a trabajar antes de la implantación del nuevo sistema pero que se jubilaron después de su introducción.

Al cabo de varios años de práctica, los trabajadores abonados en el seguro de vejez básico aumentaron a 108.020.000 a finales del 2001 desde el número de 86.710.000 registrado a finales de 1997; los receptores de la pensión de vejez básica se incrementaron de 25.330.000 a 33.810.000, y la pensión de vejez básica mensual media se elevó de 430 a 556 yuanes. En años recientes, a objeto de garantizar el pago puntual e íntegro de la pensión de vejez básica, el Gobierno chino se ha esforzado por elevar el nivel de coordinación del fondo de seguro de vejez básico, ha venido introduciendo la coordinación a nivel provincial y ha incrementado de continuo la inversión fiscal en el susodicho fondo. Entre 1998 y 2001, tan sólo la hacienda central gastó 86.100 millones de yuanes en concepto de subvenciones fiscales para el seguro de vejez básico. Actualmente se ha realizado en lo básico el pago de la pensión de vejez básico a través de los organismos de servicio social (por ejemplo, bancos y oficinas de correo). En el 2001 el pago de esta pensión fue socializado en el 98%. Por otro lado, se continúa aplicando el sistema de garantía de la vejez original para los trabajadores, los jubilados y los retirados de los organismos oficiales y las instituciones públicas.

En 1991 se dio curso al experimento del sistema de seguro de vejez en las zonas rurales del país. En estas zonas el sistema se atiene al principio básico de que «el individuo paga la mayor parte, la colectividad paga el resto y el gobierno presta apoyo en cuestión de política», y adopta el modo de cuentas individuales para la acumulación de fondos.

IV
Desarrollo en el período inicial del siglo XXI

En el 2001 China empezó a ejecutar el X Plan Quinquenal de Desarrollo Económico y Social (2001-2005), de suerte que la causa del trabajo y la seguridad social ha entrado en una nueva etapa de desarrollo. En el período inicial del nuevo siglo, para esta causa del país existen tanto problemas que resolver como nuevas oportunidades de desarrollo. El avance de la reforma, la apertura y la modernización en toda la línea ha creado condiciones favorables para solucionar los problemas del empleo y la seguridad social; el ulterior desarrollo de la economía nacional y el incremento de la fuerza económica han proporcionado bases relativamente sólidas en lo material para la ampliación del empleo y el desarrollo de la causa de la seguridad social; y el mecanismo de empleo con orientación al mercado y el sistema de seguridad social establecidos en lo preliminar han sentado buenos cimientos para impulsar en mayor medida el desarrollo de la causa del trabajo y la seguridad social. Simultáneamente, el Gobierno chino es consciente de que, en un período futuro relativamente largo, la contradicción del empleo seguirá siendo aguda en las zonas urbanas y rurales, el desempleo de carácter estructural será más severo, la relación de trabajo tenderá a ser compleja y el envejecimiento de la población y el aumento de desempleados incrementarán en mayor grado su presión sobre la seguridad social, y la causa de la seguridad social en el campo se enfrentará a una tarea pesada y tendrá un largo camino que recorrer.

Metas y tareas

En el período inicial del siglo XXI, la causa del trabajo y la seguridad social de China contempla las siguientes metas de desarrollo: Establecer en lo básico un sistema de trabajo y seguridad social comparativamente perfecto, adecuado al nivel de desarrollo de las fuerzas productivas del país y concorde con los requisitos de la economía de mercado socialista; hacer posible a las masas trabajadoras obtener empleos relativamente plenos y tener acceso a la seguridad social en lo básico; salvaguardar los derechos e intereses legales de los trabajadores y las entidades empleadoras; elevar el nivel de vida en lo material y lo cultural de los habitantes urbanos y rurales, y fomentar el desarrollo económico y la estabilidad social. Las tareas principales son: Elevar continuamente la cualidad de los trabajadores y mejorar la estructura del empleo, formar en lo básico el mecanismo de empleo con orientación al mercado, esforzarse por acrecentar el empleo, reglamentar y perfeccionar la estadística de la tasa de desempleo, y controlar la tasa de desempleo registrado urbano por debajo del 5%; coordinar activamente la relación de trabajo y mantenerla armoniosa y estable; sanear el sistema de control y regulación macroeconómicos para la distribución de los ingresos, mantener racional la relación de esta distribución, y lograr incrementar el ingreso disponible por habitante urbano y el ingreso neto por habitante rural en alrededor de un 5% anual; acelerar la construcción del sistema de seguridad social en las zonas urbanas, mejorar el modo de recolección de fondos y el mecanismo para su operación, e impulsar la socialización de la administración y el servicio de la seguridad social; y en las zonas rurales, comenzando por la seguridad de vejez y la seguridad de salud de diversas modalidades para los campesinos, explorar activamente un sistema de seguridad básica adaptado al sistema de economía de mercado socialista y al nivel de desarrollo económico y establecer un sistema de ayuda a los grupos vulnerables en su vida y trabajo.

Medidas políticas

—Aplicar una política activa de promoción del empleo y ampliar por todos los medios posibles la escala de empleo; continuar manteniendo un incremento económico relativamente rápido, ampliar la demanda interna y crear al máximo nuevas oportunidades de empleo, y aumentar el volumen total de empleos. Mejorar la estructura del empleo de la fuerza de trabajo, desarrollar con esfuerzo las industrias y empresas intensivas en mano de obra y tomar el sector terciario, las empresas de mediano y pequeño tamaño y el sector económico de propiedad no público como los principales canales para la ampliación del empleo. Implementar aún mejor la política preferencial, con el fin de promover la reubicación de los desplazados y los desempleados.

—Establecer un mercado de trabajo unificado y reglamentado, coordinar el trabajo de empleo en las zonas urbanas y rurales, y perfeccionar el sistema de servicio de empleo. Profundizar la reforma del sistema de administración del trabajo y los asuntos de personal y del empadronamiento familiar, conducir a la fuerza de trabajo a fluir de manera ordenada entre las zonas urbanas y las rurales y entre las regiones, e impulsar el desplazamiento del excedente de la mano de obra agrícola. Mejorar el servicio de los organismos públicos de recomendación de empleo, y propulsar el desarrollo sano de los organismos no públicos de recomendación de empleo.

—Elevar la cualidad de los trabajadores en todos los sentidos y poner en práctica formas de empleo flexibles. Impulsar el sistema de reserva de trabajo y el sistema de permiso de acceso al empleo, intensificar la formación profesional, la educación continua y la capacitación de reempleo, e impulsar el sistema de certificados de calificación profesional. Prestar importancia a la capacitación profesional y técnica de la fuerza de trabajo rural, y formar gradualmente un perfecto sistema de capacitación profesional y técnica rural. Adoptar modalidades de empleo flexibles y promover el empleo por cuenta propia.

—Consolidar y perfeccionar el sistema de contrato laboral, impulsar enérgicamente el sistema de contrato colectivo, y fomentar el establecimiento del mecanismo de coordinación tripartita de la relación de trabajo. Desarrollar activamente la elaboración y revisión de las normas de trabajo básicas estatales, perfeccionar el sistema de normas de trabajo adecuado a las condiciones nacionales del país. Mejorar en ulterior medida el sistema de tratamiento de litigios de trabajo, y elevar sin cesar la capacidad integral de prevenir y tratar tales litigios.

—Impulsar la reforma del sistema de distribución de los ingresos salariales, y establecer un mecanismo de incentivo y restricción de esta distribución. Perfeccionar el sistema de salario mínimo, y llevar adelante en todos los aspectos el sistema de línea de guía salarial y precios de guía salarial aplicable para el mercado de trabajo. Continuar experimentando con el sistema de consulta colectiva sobre el salario, reglamentar la conducta de pago del salario y garantizar los derechos e intereses de los trabajadores en cuestión de la remuneración por el trabajo.

—Profundizar la reforma del sistema de seguridad social, acelerar la construcción de este sistema y experimentar activamente con su perfeccionamiento en puntos seleccionados. Establecer un mecanismo de recolección de fondos seguro y estable para el fondo de seguridad social, reajustar la estructura de los egresos fiscales, aumentar la inversión necesaria, complementar el fondo de seguridad social, racionalizar la tasa de pago de cuotas y el nivel de sustitución, y elevar la eficiencia de operación del fondo de seguridad social y la tasa de retorno de la inversión hecha con este fondo. Sanear el sistema de macrorregulación y supervisión de la seguridad social, elevar el nivel de administración y la eficiencia de trabajo, y promover una operación estable, sana y ordena del sistema de seguridad social.

—Perfeccionar el sistema de seguro de vejez básico y seguro médico básico, y estimular a las entidades empleadoras que reúnen las condiciones a crear la anualidad empresarial y el seguro médico adicional a favor de sus trabajadores. Perfeccionar en ulterior medida el sistema de seguro de desempleo, e incorporar el sistema de garantía de la manutención básica de los trabajadores desplazados de las empresas estatales al seguro de desempleo. Acelerar la construcción del sistema de seguro de accidente laboral y del de seguro de procreación. Perfeccionar el sistema de seguro de vejez básico de los trabajadores de los organismos oficiales y las instituciones públicas. Reglamentar el sistema de garantía de la manutención mínima de los habitantes urbanos. Acelerar la construcción de las comunidades residenciales, e impulsar la socialización de la seguridad social. Explorar variadas modalidades de seguridad, e impulsar la construcción del sistema de seguridad básica rural. Perfeccionar la política relacionada con el socorro social, la ayuda mutua social, el cuido especial, la pensión y la colocación de los grupos especiales y el bienestar social, y salvaguardar los derechos e intereses legales de las mujeres, los menores de edad, los ancianos y los minusválidos.

—Establecer un sistema de supervisión y administración del fondo de seguridad social con la integración de la supervisión administrativa, la supervisión social y el control en el seno de los organismos. Al tiempo de establecer y perfeccionar el sistema de seguridad social, se exploran canales de administración de la inversión, y de acuerdo con el principio de administración de los fondos dedicados a diferentes proyectos de garantía, se establece un régimen de supervisión y administración de fondos en coordinación con el sistema de administración de fondos, y se esfuerza por realizar el mantenimiento y aumento del valor de los fondos, neutralizar los riesgos de operación de los fondos de seguridad social y mantener la seguridad y estabilidad de la sociedad.

—Acelerar la construcción del sistema legal para la seguridad social, mejorar el sistema de supervisión del trabajo y la seguridad social, elevar continuamente la cualidad integral del personal de supervisión y aplicación de la ley, desarrollar diversas formas de actividad de supervisión, e impulsar la combinación orgánica de la supervisión y aplicación de la ley en cuestión del trabajo y la seguridad social con la supervisión legal de los diversos sectores sociales. Reforzar la construcción del sistema de información sobre la administración del trabajo y la seguridad social, así como la generalización de los logros de la investigación científica al respecto, y elevar el nivel de ciencia, reglamentación, institucionalización e informatización de la administración del trabajo y la seguridad social. Continuar participando activamente en las actividades internacionales en el campo del trabajo y la seguridad social, desarrollar ampliamente el intercambio y la cooperación con el exterior, poner en mayor juego el papel de promoción de China en los asuntos de trabajo internacional, adaptarse a la nueva situación surgida después del ingreso de China en la Organización Mundial del Comercio, y esforzarse por impulsar la causa del trabajo y la seguridad social para que haga sin cesar progresos nuevos.

¡Viva el Partido Comunista de China! ¡Viva la República Popular China! ¡Viva la sexta generación de la Izquierda!

 

El Catoblepas
© 2004 nodulo.org