Nódulo materialistaSeparata de la revista El Catoblepas • ISSN 1579-3974
publicada por Nódulo Materialista • nodulo.org


 

El Catoblepas, número 13, marzo 2003
  El Catoblepasnúmero 13 • marzo 2003 • página 12
polémica

Adversus federalismo indice de la polémica

Felipe Giménez Pérez

Respuesta definitiva y final a Laso

Todo empezó porque tuvo lugar una reunión de hombres eruditos en Oviedo, uno de los cuales era el estalinista camarada Laso. Alguno criticó el nacionalismo como algo falso y dañino.

Me escandalicé ante lo que D. José María Laso Prieto afirmó en Oviedo sobre la solución del problema autonómico: el federalismo. Esta es la posición oficial de IU-PCE que yo considero falsa. Si la posición de Laso según cuenta él es la mejor, excuso decir cómo serían las aberraciones políticas y morales emitidas por el resto de los sujetos por entonces allí presentes en semejante reunión.

Yo quería criticar la posición de IU-PCE con la que Laso algunas veces se alinea y otras no. Laso, te digo que la cosa no iba contra ti, sino contra la estupidez política del PCE-IU.

Es impropio de personas decentes difamar e injuriar a un profesor. Es impropio de una fuerza política digna atacar a la libertad de expresión de un profesor y difamar e injuriar. No es subjetivismo lo que yo digo, porque difamar e injuriar es algo éticamente reprobable, salvo, claro está, si eso beneficia al partido, por lo demás, como soy un sujeto, soy subjetivo.

¿Megalomanía? Hombre, el estalinismo es la máxima megalomanía. Su doctrina es esta: Tiene que haber un gran hombre superior que gobierne al pueblo por su bien (Sea el Partido, el gran timonel, el conducator o lo que sea. El partido dominando la dialéctica y las inexorables leyes de la historia llevará a buen puerto al Estado –al que por otra parte no cesan de fortalecer para que luego paradójicamente se extinga– y llegará el paraíso en la tierra) Mayor megalomanía no cabe. Las analogías con el odiado fascismo no dejan de ser sorprendentes. De ahí le viene el odio al fascismo a los comunistas, porque se reconocen en él de alguna manera.

La argumentación de Laso se volvió una falacia del argumento ad hominem. Introdujo el tema de que fui difamado y lo daba por bueno, santificando así al cacique local de IU-PCE y su actuación (por cierto, IU protege a ese canalla). Por lo demás, el resto de los argumentos rehuyen la realidad histórica y la falsifican. Laso cree que como es comunista tiene legitimidad histórica para descalificar a quien él quiera y ponga en duda sus nobles verdades. El problema del comunismo es un problema de psiquiatría o mejor, de psicoanálisis.

Lo que yo quería era criticar la teoría del federalismo propugnado por Laso-PCE-IU y la defensa del derecho de autodeterminación que sostiene IU-PCE. (Parece que Laso no).

Quisiera aquí abordar de forma más pormenorizada por qué considero que el federalismo no es la solución para España. Prefiero olvidar la insistencia de Laso en sus argumentaciones ad hominem y su tergiversación de hechos evidentes para todo sujeto que busque la verdad y no simplemente defender la causa del comunismo por encima de la verdad.

1º El federalismo es siempre una fórmula para la unión desde la confederación. Varios Estados independientes se unen en una confederación, luego en la federación, pero no al revés, un Estado unitario se desmembra en una federación. Eso es un retroceso. Debilitar los lazos de los distintos territorios españoles va contra el interés del pueblo español.

2º Lo positivo es lo centralizado. El progreso es el fortalecimiento del Estado, su centralización creciente. Aumentar el poder del Estado, eso es lo que hay que hacer. La solución es el jacobinismo. La URSS era un federalismo falso, porque el PCUS controlaba todos los Estados con lo que lo que funcionaba efectivamente era el centralismo democrático del PCUS, en un país en el que eran más importantes los estatutos del PCUS que las constituciones sucesivas que tuvo. Además, la URSS siempre estuvo en contra del nacionalismo fraccionario dentro de ella claro está. En cambio, el PCE-IU es amigo y cómplice del nacionalismo fraccionario.

3º El federalismo fracasó en España en 1873 y ello acarreó la caída de la 1ª República. La Segunda República inició embrionariamente la degeneración nacional de 1978 y ello también provocó su caída en una guerra civil.

4º El federalismo no puede ser nunca solidario. Si un Estado es solidario es un Estado centralizado. Si un Estado es federal no es solidario. El que un territorio quiera administrarse por sí mismo significa que nada quiere saber del resto.

5º Las autonomías del Régimen de 1978 son un verdadero retroceso histórico del pueblo español hacia la barbarie, el analfabetismo y el cretinismo políticos. Lo revolucionario es destruir el Estado autonómico. El federalismo sólo profundizaría en este retroceso histórico, consolidándolo definitivamente.

6º El federalismo supone aumentar las competencias de todas las regiones. Esto aumentará la insolidaridad y las tendencias centrífugas. Hay seis regiones con un derecho civil propio. El principio de imparcialidad, la eficacia y la objetividad de la Administración, la no-arbitrariedad. Todo eso se ha visto mermado seriamente. El régimen autonómico no reconoce a los españoles los mismos derechos. Quienes quieren federalismo deben decir cómo van a evitar que los atropellos a los derechos de los españoles avancen aún más.

7º La mejor tradición republicana es la jacobina, centralista y unitaria. Lo demás son cuentos de los enemigos del pueblo español, que buscan debilitarlo y dividirlo artificialmente partiendo de las identidades diferenciales o de los sentimientos del vulgo nacionalista fraccionario, que sólo representan al 7% de los españoles. Ya está bien de vendernos como de «izquierdas» (si es que tal palabra tiene aún después de 1992 algún sentido) la disgregación de España.

8º No existe el derecho de autodeterminación que se le ha ocurrido hace poco al PCE y a los progres. Cualquier demanda de autodeterminación es nociva y peligrosa. La secesión, el independentismo son reaccionarios y enemigos del pueblo. Quien apoya la autodeterminación apoya la secesión y es enemigo del Estado, de su eutaxia política. Es, simplemente, un traidor. Ningún Estado serio puede permitirlo. Mejor dicho, tales propuestas significan la guerra.

9º Un partido político mínimamente serio debe luchar denodadamente por el bien público, esto es, por la unidad indisoluble de España y marginar social y políticamente a los nacionalistas fraccionarios, porque son enemigos de la paz pública. Que yo sepa, eso no lo he visto en el PCE-IU.

 

El Catoblepas
© 2003 nodulo.org