David Stoll, ¿Pescadores de hombres o fundadores de Imperio?, El Instituto Lingüístico de Verano en América Latina
←  Quito 1985 • capítulo 7 • páginas 327-328  →

Panamá

El Instituto Lingüístico vino a Panamá en 1969, bajo contrato por diez años con el Departamento de Educación. Parece haberse metido en enclaves pre-existentes de indígenas protestantes. Estos preferían a sus misioneros norteamericanos que a los panameños, cuyos esfuerzos por liberarse de la dependencia de Estados Unidos incluían proyectos masivos de desarrollo en tierras indígenas, la oposición a los cuales frecuentemente es considerada imperialista. Durante la tormenta de 1975, varios frentes patrióticos acusaron al ILV de usurpar funciones que los panameños podían realizar, cometer espionaje contra el proceso revolucionario del general Omar Torrijos, y fomentar la oposición al gobierno. En particular, se alegó de que el ILV hubiera incitado a los indígenas Bayano Cuna a resistir la expropiación para el proyecto hidroeléctrico Bayano{105}.

Al expirar el contrato, en junio de 1979, el gobierno dio a los traductores siete meses para concluir su trabajo{106}. Con la intervención de partidarios indígenas, el ILV ganó una extensión para enseñar lingüística a los panameños, e incluso empezó a presionar para un nuevo [328] contrato. Después de varias señales de que los traductores habían agotado la paciencia oficial –pérdida de derechos de comunicación radial, luego permiso para vivir en áreas indígenas y operar una avioneta– en julio de 1981 los veinte miembros fueron expulsados con un plazo de seis días. Según se informó el gobierno estaba cediendo a los deseos de los indígenas Guaymi, que habían tomado de rehenes a diez funcionarios debido a sus muchos motivos de queja{107}. Mientras un nuevo oleoducto sería muy difícil de sacrificar, unos cuantos traductores de la Biblia no lo eran. Algunos meses antes, un representante Guaymi había explicado que el ILV generaba diferencias entre los indígenas para imponer sistemas de control de la natalidad{108}. Equipos de trasmisión radial no autorizados, que según el ILV habían sido guardados después que llegó a su fin el contrato, fueron embargados por la policía y presentados como prueba de injerencia de la CIA en sus actividades{109}.

Notas

{105} Prensa Latina 24 de septiembre 1975. Cable, Embajada de los EE.UU. Ciudad de Panamá al Departamento de Estado, 7 de octubre 1975, «limited official use», firmado González, entregado al autor bajo el FOIA. Para una declaración de abril de 1976 por el Frente de Trabajadores Culturales de Panamá, ver pp. Pan/ 9-14 Documentos (México, D.F.: Centro Antropológico de Documentación de América Latina), mayo 1977.

{106} p. 54 Christianity Today 21 de septiembre 1979.

{107} p. 12 Latin America Weekly Report (London) 10 de julio 1981. También p. 5. In Other Words enero 1982, Associated Press, 7 de julio 1981, y p. A 20 Washington Post 8 de julio 1981.

{108} p. 17 Uno Más Uno (México, D.F.), 20 de marzo 1981.

{109} p. 59 Christianity Today 4 de septiembre 1981.

 

←  David Stoll¿Pescadores de hombres o fundadores de Imperio?  →

© 1982-2002 David Stoll • © 2002 nodulo.org